Mar 04 Sep, 2018

La extrema derecha al asalto de Suecia

Suecia afronta ya los últimos días antes de unas elecciones en las que se espera que el Partido Socialdemócrata gane, casi por inercia, pero seguido muy de cerca por el partido ultraderechista Demócratas de Suecia. ¿Puede el país escandinavo, paradigma del estado del bienestar y cuna de la socialdemocracia, sucumbir a la extrema derecha? Puede. ¿Es una sorpresa? No tanto.

Demócratas de Suecia fue ya la tercera fuerza en las anteriores elecciones (12,9%), con una subida de apoyos muy importante, aunque quedando por detrás de los –hasta entonces– dos principales partidos: el Partido Socialdemócrata y el Partido Moderado. Ahora todo apunta a que puede haber cambio de posiciones entre el Partido Moderado, que caería a la tercera posición, y la ultraderecha, que se acercaría peligrosamente a los socialdemócratas, situándose alrededor del 20% de voto.

Por un lado, los resultados electorales de las últimas elecciones ya alertaron de que esto podía pasar, y esta legislatura ha reforzado a la ultraderecha sueca. Fundamentalmente la crisis de los refugiados, aderezada con el atentado islamista de Estocolmo (2017), han potenciado un discurso xenófobo y racista centrado en dos temas estrella: inmigración y seguridad. Incluso podría decirse que ya han conseguido influir en la política sueca, cuyo gobierno ha restringido los permisos de residencia a refugiados. Demócratas por Suecia es, además, el único partido sueco que se decanta por abandonar la Unión Europea. Por otro lado, el aumento generalizado de la extrema derecha en Europa ha contribuido también a enfatizar su discurso.

Fuente: elelectoral.com/internacional/Suecia

¿Qué puede frenar a la ultraderecha? De momento, puede hacerlo el juego de alianzas del Parlamento sueco, que se divide en dos grandes bloques: en la izquierda, los socialdemócratas, los verdes y el Partido de la Izquierda; en la derecha, el Partido Moderado, el Partido del Centro, los liberales y los democristianos. Los Demócratas de Suecia han permanecido aislados hasta ahora. Todo pasa, en esta ocasión, por que la derecha no se vea tentada de usar los votos de Demócratas de Suecia en caso de que estos le dieran la posibilidad de gobernar, si bien probablemente los ultraderechistas tratarían de, sino entrar en el gobierno, al menos pactar políticas a cambio de su apoyo. También hay que tener en cuenta que la barrera electoral marcada en el sistema sueco (para entrar en el Parlamento es necesario obtener un 4% de votos a nivel nacional o un 12% en una circunscripción) puede dejar “fuera de juego” a alguno de los partidos más pequeños, y esto a su vez puede suponer diferencias en la configuración final del Parlamento y en las alianzas.

Pero más importante aun que frenar a la extrema derecha en el Parlamento es conseguir hacerlo en la calle. Esa es, sin duda, la principal preocupación que deberían tener el resto de partidos, pues es también su gran asignatura pendiente a la vista de las encuestas. Aun así, parece que el examen de septiembre va a quedar suspenso.

Por LOGOS

3 respuestas a “La extrema derecha al asalto de Suecia”

  1. El crecimiento de la ultraderecha es preocupante en toda Europa, pero especialmente en un país como Suecia. Creo que es muy importante hacer pedagogía antes de llegar a las urnas para no verse en esta situación y evitar que los discursos fáciles calen tanto y tan bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

POST RELACIONADOS

Monumento a la poesía

Noticias repetidas, vistas desde prismas diferentes desde micrófonos que suenan cada vez más a un programa que elude toda emotividad. La actualidad periodística aborda diariamente todo asunto referente a las migraciones completadas con declaraciones o tweets de los portavoces del arco parlamentario que conforman nuestro espectro político. Apagar el televisor tras…

Por LOGOS
Comentarios 2 |

En (Re) Construcción

Es posible que la derecha española no se encontrase en una encrucijada similar a la actual desde la victoria de Felipe González en 1982. Pasó entonces una larga travesía del desierto hasta que el ya Partido Popular de José María Aznar ganase las elecciones generales de 1996. La moción de censura…

Por LOGOS
Comentarios 2 |